Toledo, ciudad de leyendas

Por | 30 abril, 2016 | 0 comentarios

La ciudad de Toledo es sobradamente conocida por su interés cultural, por su patrimonio histórico, por sus monumentos y también por su calidad y variedad gastronómica. Pero hoy queremos tratar otro aspecto, quizá no tan conocido. Queremos acercaros a las leyendas que habitan en el Toledo antiguo…

Os presentamos unas breves pinceladas de las leyendas toledanas más populares entre sus habitantes. Si os interesa el tema, podéis seguir los links para leer y profundizar más sobre ellas. También os aconsejamos que, si tenéis oportunidad de hacer una escapada a nuestra ciudad, os dejéis llevar por los guías que os contarán éstas y más leyendas en los paseos guiados nocturnos por la ciudad antigua de Toledo.

LEYENDA DE LA ROCA TARPEYA

La roca Tarpeya debe su nombre a la hija del gobernador Espurio Tarpeyo que abrió la puerta de la ciudadela a los sabinos traicionando así a los romanos. Dicen algunos que por amor al rey sabino, dicen otros que por lo que los sabinos traían en sus brazos. Pero no fue oro o amor  lo que encontró la joven y bella Tarpeya… sino la muerte bajo el peso de los escudos. Aunque otros aseguran que fueron los propios sabinos quienes le dieron fin al no admitir a los traidores…

Desde entonces  se conoce la roca Tarpeya en la roma antigua como el lugar donde se ajusticiaba a los traidores y asesinos. En Toledo y debido a la presencia romana, también tenemos nuestra propia roca Tarpeya.

ROCA TARPEYA

Roca Tarpeya en Toledo

LEYENDA DEL BESO

Esta curiosa y asombrosa leyenda parece ligada a la imaginación de su protagonista o quién sabe si a fenómenos paranormales!

La historia transcurre durante la invasión napoleónica allá por 1808-1812. Cuando un joven capitán y su regimiento tienen que pasar la noche en el convento de San Pedro Mártir al estar todas las otras dependencias ocupadas por las tropas. Mientras sus soldados duermen como troncos, el capitán se queda en vela toda la noche…

A la mañana siguiente, en la plaza de Zocodover, cuenta el motivo por el cual no consiguió pegar ojo. La sorpresa inicial dio paso seguidamente a las risas de sus colegas. Y es que al conocer que el motivo de su vigilia era una mujer al principio causo sorpresa… pero no se trataba de una mujer cualquiera, si no de una hermosa estatua de mármol blanco! Según el capitán la mujer más hermosa que hubieron visto sus ojos y fielmente esculpida por el artista en piedra.

Como podréis imaginar, la historia no acaba bien. La hermosa figura blanca estaba acompañada por otra figura de un apuesto caballero, el conde de Fuensalida, Pedro López de Ayala, su difunto esposo.

Si queréis saber cómo acaba esta leyenda os animamos a seguir el link que está al final del post. No os lo perdáis!!!

CONVENTO DE SAN PEDRO MARTIR

Convento de San Pedro Mártir de Toledo

LEYENDA DEL POZO AMARGO

Quizá una de las leyendas más tristes y dramáticas que podemos encontrar de entre las que se cuentan en Toledo.

Es la historia de amor entre la joven y bella Raquel y su apuesto amado Fernando. Ella judía, él cristiano. Separados de forma abrupta por la incomprensión del rígido y acaudalado padre.

Los dos amantes se veían en secreto noche tras noche, burlando la vigilancia que acechaba sus encuentros. Cuando llegaba la noche y todos dormían, Raquel acudía al encuentro de Fernando en los jardines a los que él conseguía acceder. Allí se declaraban su amor y hacían planes para el futuro.

Una noche, mientras estaban juntos, se oyó un ruido entre la maleza. Guardaron silencio y agudizaron sus sentidos… pero nada! Todo parecía en calma. Aliviados y tranquilizados por el silencio de la noche, volvieron a tomarse de la mano abrazados. Raquel suspiró aliviada. Súbitamente, las manos de su amado se escurrieron de entre las suyas y Fernando cayó al suelo herido de muerte.

Seguramente, su padre sospechaba algo y mandó a algún vigilante para acabar con la vida de Fernando.

A partir de entonces, Raquel lloraba su amargura junto al brocal del pozo en el jardín.

PLAZA DEL POZO AMARGO

Plaza del Pozo Amargo en Toledo

LA LEYENDA DEL HOMBRE DE PALO

Vamos ahora con una leyenda un poco más amable. La del  hombre de palo, o antiguo autómata creado por el aquitecto, inventor y relojero del rey, Juanelo Turiano (Giovanni Torriani).

La versión más extendida de la leyenda es que se trababa de un autómata con forma humana y que se ideó con el fin de recolectar limosnas.

Algunas versiones poco verosímiles de la leyenda dicen que dicho artefacto era capaz de andar buscando la caridad de los viandantes, y que incluso era capaz de inclinarse en una reverencia cuando recibía alguna moneda. No hay muchos documentos históricos acerca de la naturaleza del autómata, ya que fue quemado cuando aún Turriano estaba con vida, pero ha quedado constancia del punto donde se localizaba: la antigua calle de las Asaderías de Toledo, actualmente denominada “Calle del Hombre de Palo”.

CALLE HOMBRE DE PALO

Esperamos que esta pequeña introducción a las leyendas de Toledo os haya gustado. Podéis leer más pinchando sobre este link:

http://www.toledo-turismo.com/es/toledo-ciudad-de-leyendas_126

Si queréis concertar una visita nocturna, no dudéis en consultarnos.

Y recordad que, solo por reservar en nuestra web o por teléfono podréis realizar una free tour por el casco antiguo de Toledo.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*